noticias

Anime a su hijo a ser físicamente activo

¿Cómo puedo conseguir que mi hijo sea físicamente más activo?

La participación de los niños en todo tipo de actividad física disminuye drásticamente a medida que la edad y nivel de estudios aumenta. Es importante que la actividad física sea una práctica habitual de la vida familiar. Estudios demuestran que los estilos de vida aprendidos siendo niños, tienen mayor probabilidad de permanecer cuando estos pasan a ser adultos. Si los deportes o la actividad física son una prioridad para la familia, proporcionará una base sólida para una vida saludable de los mismos.
Los padres pueden desempeñar un papel clave para que sus hijos sean físicamente más activos. A continuación se muestran 11 modos para empezar:

  1. Encuentre una actividad divertida. Ayude a su hijo a encontrar un deporte que le guste. Cuanto más disfrute de la actividad, lo más probable es que continúe con ella. Consigue tener a toda la familia involucrada. Es una buena manera de pasar tiempo juntos.
  2. Elija una actividad apropiada para su desarrollo. Por ejemplo, un niño de 7-8 años de edad, no está preparado para el levantamiento de pesas o una carrera de, pero el fútbol, montar en bici nadar son actividades apropiadas.
  3. Planee con anticipación. Asegúrese de que su hijo tenga tiempo suficiente y un lugar adecuado para hacer ejercicio.
  4. Proporcione un ambiente seguro. Asegúrese de que el equipamiento de su hijo y el sitio elegido para el deporte o la actividad sean seguros. Asegúrese de que la ropa que utilice su hijo sea cómoda y apropiada.
  5. Proporcione juguetes activos. Especialmente los niños pequeños necesitan tener a mano pelotas, cuerdas de saltar y otros juguetes activos.
  6. Sea un modelo para su hijo. Los niños que regularmente ven a sus padres disfrutar del deporte y la actividad física tienen mayor probabilidad para que lo hagan por sí mismos.
  7. Juegue con su hijo. Ayúdele a conocer nuevos deportes.
  8. Apague la televisión. Limite la televisión y el uso del ordenador. La Academia Americana de Pediatría no recomienda más de 1 a 2 horas de tiempo total de pantalla, incluyendo televisión, vídeos, ordenadores y video juegos, cada día. Utilizad el tiempo libre para hacer más actividad física.
  9. Coja tiempo para hacer ejercicio. Algunos niños están muy sobrecargados con los deberes, clases de música y otras actividades que no dejan tiempo para hacer ejercicio.
  10. No se exceda. Cuando su hijo esté listo para comenzar, recuerde que debe decirle que escuche a su cuerpo. La actividad física y el ejercicio no deben ser dolorosos. Si esto ocurre, el niño debe disminuir o tratar de hacer una actividad menos vigorosa. Como con cualquier otra actividad, es importante no exagerar. Si el peso del niño cae por debajo de un nivel medio aceptable, o si el ejercicio comienza a interferir con los estudios u otras actividades, hable con su pediatra.
  11. Hable con su pediatra. El pediatra puede ayudar a su hijo a entender por qué es importante la actividad física. Su pediatra también puede sugerir el mejor deporte o actividad para su hijo.

Recuerde:

 Existe una relación fuerte entre la obesidad infantil y el peso de toda la vida y los problemas médicos relacionados.

El ejercicio con una dieta equilibrada es la base para una vida sana y activa. Es importante que los padres animen a sus hijos de temprana edad para que tengan buenos hábitos saludables. Nunca es tarde para empezar.

Adaptado de: http://www.healthychildren.org


¿Y tu qué opinas?